Ocurrió en la Plaza Villarino

Realizaban una actividad religiosa y fueron requisados e interrogados por la policía

Un grupo de personas que todas las semanas realiza actividades religiosas en la Plaza Villarino, perteneciente a una conocida iglesia evangélica de Patagones, fueron interrogados y requisados por efectivos policiales mientras dialogaban con la gente que pasaba por el lugar y entregaban folletos de la institución. Una de las referentes de la iglesia dialogó con FM De la Costa y expresó su malestar por la manera en que fueron abordados por lo uniformados que, incluso, habrían cuestionado la discapacidad que padecía uno de ellos.

Según relató Gloria Britos en dialogo con el medio radial, la actividad que realiza la institución se reitera todas las semanas, los días miércoles, en general en la Plaza Villarino.

“Hace quince años que estamos trabajando con la iglesia – denominada Hijos del Altísimo- en Patagones para la comunidad. Llevamos el mensaje y a quienes pasan les entregamos un folleto, sin obligar a nadie, porque tratamos de no causar molestias a la gente”, dijo la vecina.

En ese contexto, relató que el pasado miércoles, el grupo de personas quedó totalmente desconcertado porque, mientras dialogaban con una persona que quiso escucharlos, un grupo de efectivos se acercó al lugar.

Los uniformados, según el relato de la mujer, se habrían dirigido al grupo y “les pidieron los documentos, ellos se identificaron y buscaron sus documentos; luego los pusieron con las manos arriba contra el auto y los empezaron a revisar como cuando agarran a una persona que ha robado. Los trataron como delincuentes”.

Entre ellos, había una persona con capacidades diferentes y lo trataron bastante mal, le golpearon las piernas y se burlaron de el, incluso le cuestionaron que tipo de discapacidad tenía y cuando quiso intervenir su madre, le dijeron que se retirara.

Al día siguiente, Britos se dirigió a la comisaría y pidió hablar con el responsable, Miguel Romero, pero no fue atendida.

“Nos requisaron bien, como a una persona que viene de robar e incluso nos dijeron que sabían que todos los miércoles estamos ahí”, afirmó Britos.

La vecina reclamó una explicación por parte de las autoridades y se mostró indignada por el mal momento vivido: “Son personas que tienen su trabajo, han nacido en Patagones, nunca estuvieron en una cárcel ni tuvieron problemas con la policía. Quizás querían demostrar que estaban trabajando, pero que lo hagan de otra manera. Amedrentaron a la gente y la asustaron”, aseguró.

Comentarios
También le puede interesar